Últimos Post
latest

728x90

468x60

Cómo conservar la miel

El proceso de conservación de la miel


En las condiciones adecuadas, la miel puede mantenerse durante años sin perder un atisbo de su calidad.

Para mantener todos los beneficios de la miel es muy importante conservarla de manera adecuada para mantener sus valores nutricionales y propiedades médicas de este dulce producto. 

Para ello, tan solo tienes que seguir unas simples reglas de almacenamiento.

tarros de miel


Cómo conservar la miel en casa


Ante todo, la condición ideal para conservar la miel en buen estado es hacerlo en utensilios limpios que no tengan ningún olor. No debes conservar la miel fresca en el mismo contenedor donde tenías la antigua. Esto es porque los vestigios que queden de la antigua pueden causar la fermentación de la miel fresca y esto pude influenciar mucho en su calidad.

No es buena idea almacenar la miel en contenedores no apropiados para la comida o en contenedores de metal porque pueden causar que la miel se oxide.

Entre los recipientes más adecuados para su conservación te recomendamos los de cerámica o cristal como los que te mostramos a continuación:

     


Es necesario que protejas la miel de insectos por lo que asegúrate bien que los recipientes están bien sellados después de utilizarla. La miel también absorbe rápidamente cualquier olor, por ello no la coloques cerca de productos químicos fuertes, inflamables, pinturas, o materiales de construcción. 

Tampoco es bueno almacenarla junto a alimentos con sabores fuertes como el pescado o el queso.

frascos de miel




Muchos son los que se preguntan cómo conservar la miel en el hogar para mantener sus propiedades intactas. Es ideal que conserves el tarro en un lugar oscuro y fresco. También puedes meterlo en el frigorífico, pero es recomendable que protejas el frasco de miel para que no le afecte la luz. En el caso de que al tarro le diera una luz continua durante dos días, esto arruinaría las encimas que tienen cualidades antimicrobianas.


Cómo le afecta el paso del tiempo a la miel


Cuando más tiempo pase, la miel se solidifica y empieza a cristalizarse. Este es un proceso natural que puede tomar lugar en cualquier momento entre los 3 y los 6 meses después de haber abierto el frasco. De hecho, si esto no sucede, es probable que no sea miel natural.

También se torna más oscura cuanto más tiempo pasa lo que puede hacer que cambie de sabor. Notarás cambios significativos en menos de un año. 

Congelar la miel puede parar estos cambios no deseados. Si no vas a usar la miel durante unos cuantos meses puedes optar por congelarla. Tan solo asegúrate que que en el contenedor haya espacio suficiente ya que la miel se expande al congelarse.

Te recomendamos estos tarros de cristal por si piensas congelar tu miel durante un tiempo:







« PREV
NEXT »